Mulet: “Queremos cambios radicales para Chile, pero sin violencia, ni del Estado ni de grupos violentistas”

Mulet: “Queremos cambios radicales para Chile, pero sin violencia, ni del Estado ni de grupos violentistas”

El diputado se refirió a los acontecimientos ocurridos en varias ciudades del país durante los últimos días, y que a su juicio “han provocado una situación caótica donde los violentistas están matando la protesta ciudadana”.

El diputado y presidente de la Federación Regionalista Verde Social , Jaime Mulet, se refirió a los hechos de violencias y fue categórico en señalar que “nosotros queremos cambios profundos y radicales en Chile, pero rechazamos rotundamente el uso de la violencia, tanto la del Estado que viola los Derechos Humanos, como la de grupos minoritarios violentistas que están matando la protesta ciudadana”.

Al respecto, el también parlamentario por la región de Atacama, puntualizó que “lo que quieren los Regionalistas, es terminar con el sistema de AFP; queremos un sistema de salud con dignidad, único, con el 7% para todos los chilenos; queremos que las regiones tengan poder soberano y que dispongan de los recursos necesarios para enfrentar sus desafíos, su futuro; queremos una nueva Constitución, queremos que nuestros hijos e hijas puedan acceder a educación de calidad en el sistema público; queremos pensiones dignas; sueldos mínimos de 500 mil pesos o más; queremos y luchamos para eso, pero sin violencia”.

“Rechazamos categóricamente el uso de la violencia, tanto la violencia que en muchos casos ha ejercido el Estado, a través de la policía y de los militares, violando los derechos humanos, como a la violencia ejercida por grupos minoritarios violentistas que en la calle han saqueado y quemado locales comerciales, grandes y chicos, de grandes empresarios y pequeños empresarios, provocando una situación caótica donde violentistas están matando la protesta”.

Finalmente, Mulet recalcó “la protesta pacífica es la que va a provocar los cambios profundos y radicales que Chile requiere, cambios profundos, pero sin violencia, sin fuego, sin incendio, con fuerza, pero sin violencia, ni la del Estado ni la de la calle inconsciente”, concluyó.