CALDERA TAMBIÉN DIJO “NO MAS VIOLENCIA A LA MUJER”

CALDERA TAMBIÉN DIJO “NO MAS VIOLENCIA A LA MUJER”

El puerto de Caldera no estuvo ajeno para conmemorar el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, según las organizadoras de estas actividades y que pertenecen al Centro Integral de la Mujer, esta fecha sirve para sensibilizar a la población sobre uno de los grandes problemas que enfrentan miles de mujeres y niñas cada día.
Las actividades se desarrollaron en un sector de la plaza Condell con la exposición de una feria de mujeres emprendedoras, show artístico, velaton, finalizando con una marcha por las calles céntricas del puerto, estas actividades ayudan a mujeres que se encuentran en situaciones difíciles, donde se les educa a las mujeres sobre los tipos de violencia que pueden enfrentar y lo que tienen que hacer ante una situación violenta.
Nicole Ubillo, Centro Integral para la Mujer, señaló “A igual que en otras comunas de nuestro país la comuna se ha sumado a este importante día para nuestras mujeres que sufre algún tipo de agresión tanto física como psicológica o económica, atentando contra el respeto y la dignidad que todas las personas merecemos y queremos que las mujeres de Caldera tengan las herramientas e información para prevenir estas situaciones en sus vidas y en su entorno cercano, así como saber a dónde acudir cuando requieran ayuda”.
Mientras que en otros puntos de la comuna también realizaron actividades como lo fue con el Sindicato de Trabajadoras Independientes Entre Rieles, quienes en su centro comercial y cultural conmemoraron este día con artistas locales y folclor, denominada “Despierta Mujer, tu puedes”.
Por su parte la Iglesia de Dios, Caldera II, realizó una jornada de reflexión por este día, convocando a una gran cantidad de personas en el sector del Bandejón Chorrillos, donde los esfuerzos es educar para el amor desde claves cristianas y humanistas, para entender que amar supone preocupación activa por la vida y el crecimiento de quien se ama, esta firme convicción de la igual dignidad de hombres y mujeres supone para la Iglesia una exigencia de compromiso contra la violencia de género. En la ocasión mujeres que han sido víctima de violencia entregaron sus relatos, además se desarrolló una velatón con los vecinos del sector.