El pequeño Guillermo Salinas vuelve a Copiapó tras agravarse su salud

El pequeño Guillermo Salinas vuelve a Copiapó tras agravarse su salud

Con globos y autos pintados los copiapinos recibieron al pequeño Guillermo Salinas quien a sus 13 años padece fibrosis quística y volvió a su hogar, luego de agravarse su estado de salud.
Centenares de personas con alegría quisieron saludarlo en el aeropuerto Desierto de Atacama hasta donde arribó trasladado en un avión ambulancia desde Santiago. Una vez en la loza del aeropuerto copiapino, una ambulancia lo esperaba en el lugar, mientras que los vehículos de emergencia de la DGAC se sumaron a la emotiva ceremonia con las sirenas y luces de sus vehículos para dar la bienvenida al pequeño.
En las afueras del recinto, centenares de personas le esperaban con sus automóviles y motocicletas para escoltarlo desde hasta el Hospital San José del Carmen donde fue internado.
El “Wuilli” como le dicen, hasta hace unos años jugaba a la pelota, es fan de Deportes Copiapó y su ídolo es el tocopillano Alexis Sánchez, quien le envió un mensaje por las redes sociales y le regaló una camiseta autografiada. Sus ganas de vivir fueron conocidas no solo por los copiapinos, también por los chilenos que supieron de su historia y su llamado a la gente para donar.
Sin embargo, con el paso del tiempo su estado se comenzó a complicar. “Guillermo está extremadamente grave, está con ventilador, este es un difícil momento para nosotros, hicimos hasta lo imposible por él”, comentó Carla Castillo, madre del niño a Diario Atacama.
Su madre cuenta que él todavía sigue con la idea del trasplante, pero su diagnóstico empeoró, por ello su familia quiere trasladarlo a Copiapó. “Guillermo le entró un hongo y eso lo deterioró, me lo llevo a Copiapó.
Carla contó que los médicos le dijeron que “su cuerpo estaba muy deteriorado, yo le dije a los médicos que no me lo quería llevar en un cajón. Quiero que se despida de mi sobrina, mi hermana, de todos. Mi familia y todos estamos shokeados”, sentenció.